Las competencias clave que potencia la LOMLOE y sus características

Facebook
Twitter
LinkedIn

La nueva ley educativa de nuestro país propone una enseñanza basada en la adquisición de diferentes competencias.

De entre todas, se han seleccionado las que se consideran más relevantes para el proceso educativo. Si quieres saber cuáles son y qué características poseen, no te puedes perder este artículo.

Las ocho competencias básicas de la LOMLOE

Sin lugar a dudas, este es el gran cambio que introduce la LOMLOE respecto a la LOMCE. Esta última se estructuraba en torno al aprendizaje de determinados contenidos. Sin embargo, ahora se prima la adquisición de una serie de competencias. Recogen conocimientos, actitudes y habilidades que los estudiantes necesitarán en su día a día.

Comunicación lingüística

La ley la define cómo el resultado de la acción comunicativa dentro de unas prácticas sociales determinadas. Incluye la expresión oral, la escrita y también la comunicación audiovisual. Se trata de una competencia fundamental, ya que el lenguaje es un elemento imprescindible para la socialización.

Plurilingüe

Como sabes, dominar solo la lengua materna no es suficiente en un mundo tan globalizado como el actual. La competencia plurilingüe se centra en desarrollar estrategias para que los alumnos aprendan otros idiomas. Integra el trasfondo histórico y cultural de cada una, lo que permite valorar su importancia en profundidad.

Matemática y en ciencia y tecnología

Se refiere a la capacidad de aplicar el razonamiento matemático y todas sus herramientas para descubrir, interpretar y predecir la realidad. Esta competencia versa sobre el conocimiento de los números, la correcta comprensión de datos y las representaciones matemáticas. El rigor y el respeto por el pensamiento son sus bases. La racionalidad científica y el avance tecnológico también se tienen en cuenta.

Digital

Implica el empleo creativo, crítico y seguro de las tecnologías de la comunicación y la información. Esta competencia abarca un contexto amplio, que va desde el ocio a las posibilidades de empleo. Busca que los alumnos aprendan los códigos informáticos, gráficos y sonoros del entorno digital, pero también sus leyes, derechos y libertades.

Personal, social y de aprender a aprender

Tiene como principal objetivo consolidar la habilidad para iniciar, organizar y persistir en el aprendizaje. Pone el énfasis en dotar a los alumnos de las herramientas que requieren para aprender de forma independiente. De este modo, son conscientes del alcance de sus propios conocimientos y de lo que necesitan saber. Cuando tengan que estudiar algo nuevo, podrán avanzar de manera satisfactoria.

Ciudadana

Se centra en la habilidad para interpretar y afrontar problemas sociales. Les permite conseguir su bienestar individual, pero sin olvidar el colectivo. Otros valores que promueve esta competencia son la democracia, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la sostenibilidad y los derechos humanos.

Emprendedora

Se relaciona con la capacidad de reconocer las oportunidades existentes para las actividades personales, profesionales y comerciales. En este sentido, los alumnos aprenden el funcionamiento de las instituciones y organismos, tanto públicos como privados. Por otra parte, contribuye a consolidar habilidades como la iniciativa, la confianza, la planificación, la toma de decisiones o las capacidades analíticas.

Conciencia y expresión culturales
Esta última competencia hace especial hincapié en comprender y valorar el modo en el que las ideas, sentimientos y opiniones se expresan de forma creativa a través de distintas manifestaciones culturales y artísticas.

Cómo ayudan las metodologías activas a potenciar la enseñanza competencial
Las metodologías activas enfocan el aprendizaje en el estudiante y siempre desde un proceso educativo constructivo. De esta forma, puede poner en práctica las competencias que va adquiriendo. Las desarrolla en un entorno controlado, pero similar al que encontrará en el mundo real. Al final, estará preparado para enfrentarse a los retos de su vida y superarlos con éxito.
Además, recuerda que el grado de implicación del alumno es mayor, ya que deja de ser un sujeto pasivo. No va a clase a escuchar al profesor recitar una materia concreta, sino que participa en la resolución de problemas. Por lo tanto, el proceso educativo es más interactivo.
En definitiva, estas son las ocho competencias básicas de la nueva ley educativa. Cómo has visto, giran en torno a una serie de habilidades y conocimientos fundamentales para el mundo moderno. En DreamShaper apostamos por un aprendizaje basado en proyectos que facilite este tipo de enseñanza. ¡Contáctanos!

COMENTARIOS